Si cuando juegas a tu PlayStation 2 en vez de ver esto, ves esto. Si cuando todo está en silencio crees escuchar de fondo un sonido como este. Si año tras año ves cómo se van almacenando tus antiguos ordenadores y consolas y la nostalgia te impide deshacerte de ellos...no estás loco, simplemente eres un aficcionado a la retroinformática y posiblemente un coleccionista de ordenadores y consolas antiguas.

Juan Domingo, webmaster de www.lomasretro.com, encargado del Anillo de Coleccionistas Españoles de Ordenadores y Consolas (ACHOCA), y poseedor de una de las mayores colecciones de retroinformática de España nos cuenta todo sobre esta laboriosa pero a la vez gratificante aficción.

 

 

ANCIENT BITS (AB): Hola Juan Domingo. Antes de nada muchas gracias por facilitarnos esta entrevista y compartir con nosotros tu experiencia como coleccionista de retroinformática. Vamos con las preguntas.

JUAN DOMINGO (JD): Encantado de contestar tus preguntas. Cuando quieras.

AB: El coleccionismo de sellos, monedas, etc. es algo relativamente popular, pero el coleccionismo de ordenadores y consolas antiguas puede parecer a priori un poco atípico. ¿Cómo comenzó esta aficción por la retroinformática?

JD: Es un reto que me marqué porque en la época dorada de estos sistemas me era muy complicado conseguir conocerlas. Es un ansia por conocer y como no por preservarlas. No es un coleccionismo al uso, porque es de los pocos en los que puedes usar lo que coleccionas.

AB: Obtener una colección como la tuya debe suponer una inversión importante de tiempo, dinero y espacio. ¿Es sólo por diversión? ¿Qué te aporta esta aficción que hace que año tras año sigas ampliando esa colección?

JD: La inversión es mayor en tiempo, sobre todo si buscas cosas muy concretas y sigues un guión más o menos establecido. Es lógico que lo haga por diversión, también como un reto personal. Siempre he deseado tener máquinas o accesorios que en su época de esplendor eran inaccesibles económicamente para mi. Considero que no me he gastado mucho dinero en ella, aunque siempre puedes cometer errores, sobre todo cuando empiezas a coleccionar. La clave es la paciencia, todo llega.

AB: ¿De cuantas piezas se compone actualmente tu colección?

JD: A día de hoy unos 291 ordenadores diferentes, 77 consolas, 18 calculadoras y 22 maquinitas de juego. Además de periféricos y accesorios (sin contar hay cientos), 1.500 programas originales (excluyendo PCS), centenares de discos, cintas, cintas digitales con copias, revistas pueden haber unas 800 y libros unos 300 (aproximadamente).

AB: ¿Cuál fue la primera pieza de tu colección?

JD: Pues históricamente mi primer ordenador, un ZX Spectrum 48k que fue transformado a plus, pero realmente sería un Amstrad 6128 plus dado que en ese momento ya empezaba a tener intención de conseguir máquinas. La colección propiamente dicha, tal y como es, empezó en 1998. La Web, con otro nombre, en 1999.

AB: ¿Y cuál ha sido la última?

JD: He conseguido dos casi simultáneas. Son un Epson PX-8 con acoplador acústico e impresora a pilas y un Dragon 200.

AB: ¿Por la que más dinero has llegado a pagar?

JD: Hace tiempo fijé un tope máximo que no debo sobrepasar salvo raras excepciones. Lo fijé en 150€ y este tope lo han alcanzado un Sharp MZ-80K, un Acorn Atom versión montada en kit y un ZX 80 de Sinclair. Ese tope sólo tengo intención de sobrepasarlo por el momento con una máquina: Jupiter Ace.

AB: ¿Y la mejor "ganga"?

JD: Que recuerde un Fujitsu FM-7 Español 2 Euros, una Vectrex 5 Euros y una consola Videopac 7200 de Philips (con pantalla integrada) 3 Euros. Tampoco estuvo mal el Dragon 200 por 5 Euros.

AB: ¿Y la de mayor valor personal o sentimental?

JD: Es difícil señalar una, quizás podría dar una lista de 10 ó 12 máquinas. Por decir un par de ellas el ZX 81, que fue el primer ordenador que usé y como valor de coleccionista y por su dificultad puede ser por ejemplo el Sharp MZ-80K.

AB: ¿Qué requisitos debe disponer un ordenador o consola para que pase a formar parte de tu colección?: ¿Debe tener un mínimo de antiguedad?, ¿Es obligatorio que funcione? Etc.

JD: Requisitos no hay muchos. Que sea una máquina que apareciera en el mercado desde los años 70 hasta mediados de los años 90. Que sea una consola, ordenador, máquina de juego o calculadora (las calculadoras y las máquinas de juego no las busco activamente, incorporo sólo las que me voy encontrando "en la calle"). Mejor que funcione, pero si no lo hace intentaría resucitarla. Conseguir máquinas no operativas a veces da grandes satisfacciones, sobre todo cuando ves que realmente es operativa y que lo que tenía era fácil de solucionar. Por ejemplo, si me ofrecen un Jupiter Ace averiado a un precio razonable, probablemente lo adquiera. Además, tarde o temprano todas pasarán a mejor vida, por mucho que las mimes y las cuides.

AB: ¿Dedicas mucho tiempo a usar los ordenadores/consolas de tu colección o finalmente quedan almacenados por falta de tiempo?

JD: Dedico bastantes horas a la colección. Entre la Web, el Blog, leer foros y las veces que pruebo máquinas, atiendo correos (que llegan bastantes al día), etc. mínimo un par de horas diarias. Con el número actual de máquinas me es imposible el usarlas todas en un corto periodo de tiempo. Tengo también el handicap de tener la colección dividida en dos sitios. Los sistemas que más uso son los que tengo más a mano, en Málaga.

AB: Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta todo coleccionista (y si es de informática más aún) debe ser la falta de espacio. ¿Cómo solucionas este problema?

JD: Este es un grave problema con muy pocas soluciones. Yo tengo la gran suerte de tener un padre que le está gustando cada vez más la colección y que acepta de buen grado tener el trastero de su casa lleno hasta los topes. De todas formas el espacio que tengo es limitado. Unos 16 metros cuadrados en Jaén y en Málaga unos 10 metros. La mejor solución es estudiar los espacios, los huecos e ir adaptando las máquinas al espacio existente. Con buenas estanterías, en las que puedas regular el espacio entre baldas o colocar nuevas, consigues ir adaptando en función de las necesidades y ganar mucho espacio. Mi pareja también es muy comprensiva en este aspecto.

AB: ¿Ha habido o habrá alguna posibilidad de ver en alguna feria de retroinformática (MadriSX & Retro, Retroeuskal, etc.) parte de tu colección?

JD: Hasta la presente no me ha sido posible desplazarme. Espero el año que viene poder acercarme a MadriSX, aunque no se si podré ir como expositor. Quiero ir aunque sea sólo como visitante.

AB: ¿Dónde buscas principalmente nuevas adquisiciones? ¿Es fácil encontrar material para la coleccion a pie de calle o cada vez es más necesario Ebay y otros sitios de subastas por internet?

JD: Hay muchas formas de conseguir material. Poner una Web con tu colección es una buena forma, porque mucha gente entra y te ofrece sus máquinas, a veces incluso te las dona. En la calle hay formas de conseguir material. Preguntando en empresas, tiendas de segunda mano, mudanzas y por supuesto en los rastros. Tampoco hay que olvidar que a veces podemos encontrar tiradas en la calle o en contenedores (de obra sobre todo) máquinas interesantes. Ebay es otra opción, sobre todo para las máquinas más raras e infrecuentes. La probabilidad de encontrar máquinas en la calle se está reduciendo de forma alarmante porque el tiempo transcurrido desde su época de vigencia empieza a ser muy considerable. Cada vez es más difícil.

AB: En algunos foros he llegado a leer a gente que te agradecía que mostraras las fotos de tu colección porque al verlas sus parejas/esposas/familiares dejaban de quejarse de sus (en comparación) modestas colecciones. ¿Has tenido en algun momento ese problema de quejas de esposa/padre/madre/hermano/etc.? ¿Algún truco para "hacerles frente"?

JD: Tengo que tener mucha suerte porque no he tenido apenas problemas en ese sentido. Quizás al principio mis padres no entendían que trajera a casa esos "espantajos viejos" (nombre original que le daba mi madre). Cuando vieron lo que pueden llegar a valer en una subasta cambiaron de opinión. Mi pareja no me está poniendo excesivas pegas, no me puedo quejar. Como truco, quizás funcione el mostrar subastas de internet (como yo hice) y que vean que no está uno acumulando basura, que no padece el síndrome de Diógenes. Es posible que esto suavice algo la situación y vean la colección de otra forma.

AB: En tu web recuerdas con añoranza las clases de informática del instituto y hasta cómo utilizabais un Spectrum 48k para editar la revista del mismo. ¿Hasta que punto ha podido influir la introducción en los años 80 de la informática en la enseñanza en la actual aficción de miles y miles de treintañeros por la retroinformática?

JD: En mi caso está clarísimo. Tuve la gran suerte de cursar la E.G.B. en un colegio pionero dentro del plan "Alhambra" de informatización de las aulas. Creo que en otros casos ha podido ser una influencia indirecta, dado que el colegio servía para relacionarte con chavales que tenían ordenadores y consolas. Fue una época en la que el impacto provocado por estos sistemas fue enorme. Era algo diferente, novedoso y es obvio que nos dejara marcados a muchos. No se me olvidará nunca como vi a los 10 años de edad un aula llena de ordenadores Dragon 32, todos funcionando a la vez, o una exposición informática en la que se podían ver muchos sistemas diferentes (IBM, Epson HX-20, Sinclair, Dragon,etc.).

AB: Por lo que hemos podido ver en ferias y reuniones de retroinformática (MadriSX & Retro, Retroeuskal, etc.) el perfil del aficcionado a la retroinformática corresponde a un varón de entre 25-35 años que perteneció a la "generación del Spectrum", que vió nacer la informática doméstica en España. ¿Es posible que los jóvenes por debajo de ese rango de edad (más acostumbrados al vertiginoso ritmo tecnológico de los últimos años en el que cada pocos meses salen nuevas consolas, móviles, ordenadores...) no compartan esa aficción por los ordenadores o consolas antiguas?

JD: Creo que será lo más probable, aunque siempre habrá personas interesadas. Imagino que sucederá algo parecido a lo que ocurre con el coleccionismo de aparatos de radio. La mayoría son gente veterana y que vivió el "boom" de la radio, pero a la vez vemos gente muy joven también interesada. Por desgracia, probablemente el número se reducirá y los que sigan con esta aficción serán una cierta "élite".

AB: En el coleccionismo de retroinformática se llegan a ver casos extraordinarios como el juego de Neo Geo "Kizuna Encounter (del que SNK sólo llegó a distribuir unos 12 juegos en Europa y Norteamércia antes de parar su producción) por el que llegaron a pagarse 5000$ en subastas por internet. ¿No se está sobrevalorando en algunos casos estos artículos? ¿Quién pone los límites?

JD: Los límites los pone la demanda. Yo nunca pagaría 5000$ ni nada parecido por un cartucho, pero hay gente que está dispuesta y pasa lo que pasa. Cuando coleccionas ves las cosas desde dos puntos de vista: cuando compras intentar comprar lo más barato posible y cuando vendes lo más caro posible. Una misma máquina o juego puede tener dos precios distintos según compres o vendas. También hemos visto cosas sorprendentes, por ejemplo, hace no mucho se vendió un Secoinsa FM-7 por menos de 30 Euros en Ebay España, cuando su valor real dista bastante de ese precio (a mi juicio bastante más). Pienso que las cosas realmente raras con gran demanda cada vez van a valer más, hasta llegar a precios imposibles para el común de los mortales y las de poca o ninguna rareza acabarán a precios muy bajos. Las máquinas raras con poca demanda aún se pueden conseguir a precios razonables.

AB: Como comentábamos al principio, da la sensación que el coleccionismo de retroinformática es algo poco habitual. ¿Cuanta gente estimas que puede haber en España que comparta esta aficción?

JD: Es muy complicado dar un número, aunque por dar una cifra rondará el medio millar, aunque haya más gente como son los usuarios, que no es realmente coleccionista y le gusta este mundillo. Pienso que esto del coleccionismo informático en España esta bastante localizado en varias áreas de población: Valencia/Alicante, Málaga/Sevilla, Madrid, Cataluña y el resto están bastante desperdigados. Si te das cuenta son las zonas en las que abundan los rastros y también la población extranjera. Yo en realidad aunque ahora viva en Málaga, puedo decir que pertenezco a los "desperdigados" dado que el grueso de la colección lo hice en Jaén, donde es mucho más difícil conseguir buen material y como no coleccionistas y gente interesada. Puede ser una buena idea crear un "censo" de coleccionistas desde una página Web, ya que la inmensa mayoría tendrán conexión a Internet y nos daría una idea aproximada de la realidad.


AB: ¿Hay alguna web o algún sitio en internet donde se agrupen los coleccionistas de retroinformática a nivel nacional?

JD: Hay pocos sitios. Yo recomiendo Zonadepruebas y por supuesto Ancient Bits que tiene unas excelentes perspectivas de futuro (*). También como Web de referencia recomiendo la más veterana: Museo8bits. Hace poco me hice cargo del Anillo de Coleccionistas Españoles de Ordenadores y Consolas (ACHOCA), que ha estado llevando Miguel Durán (museo8bits) hasta hace muy poco. Intentaré crear una página para relanzar ACHOCA y agrupar el mayor número de páginas españolas o de habla hispana en el anillo, aunque no prometo nada porque el tiempo no me sobra.

(*) Ancient Bits asegura que el entrevistado habla con total libertad y que las amenazas de quemar su colección no han influenciado estas palabras de elogio hacia nuestra web.

AB: Algunos fanáticos de la retroinformática critican la emulación alegando que nunca llega a ofrecer lo que ofrece el sistema original. ¿Qué opinas de la emulación?

JD: No estoy en contra de la emulación por una razón muy sencilla: ha permitido preservar el software de montones de sistemas, que de otra forma hubiéramos perdido para siempre. También a nivel de trabajo son interesantes, aunque en este sentido siempre es mejor la máquina original. Y no hay que olvidarse que los emuladores han dado a conocer muchos sistemas a gente que no puede poseerlos. De todas formas, repito, siempre es mejor la máquina real.

AB: ¿Te ha ocurrido alguna curiosidad o anécdota derivada de tu aficción a la retroinformatica? Por ejemplo: ¿Te han intentado vender un microondas en algun rastro asegurandote que era un ordenador?

JD: Mil anécdotas, pero por citar alguna, microondas no te ofrecen pero descodificadores de "Canal +" sí. Lo de la Nintendo con las "películas" incluidas es un clásico en los rastros. La Dreamcast con la tapa arrancada que funciona "perfestamente", el Spectrum literalmente destrozado que lleva el último "Guindous" o el ZX Spectrum que incluye el "cargador" (esto literalmente porque venía con un viejo cargador de móvil Alcatel) son episodios bastante recientes en mi caso. Lo peor es cuando te piden por un Spectrum 100 Euros, algo que cada vez es más frecuente. ¡Ah! Y algún día enseñaré el mando que me dieron con una Atari 2600...

AB: Para terminar, vamos a poner a prueba tus conocimientos como coleccionista de retroinformática. En el MadriSX & Retro 2006 nos dieron esta consola (por desgracia estropeada) al comprar 2 juegos de Spectrum por 1€, pero el vendedor no supo decirme de qué consola se trataba. ¿Puedes sacarnos de dudas?

JD: Te respondo con un enlace de mi página http://www.lomasretro.com/coleccion/bonitron2600/bonitron2600.html . Es una Bonitron clónica de Atari 2600 Jr. Una pena que esté estropeada, porque te permitiría jugar a la impresionante biblioteca de programas que posee la Atari VCS. Es la esencia del videojuego.

AB: Pues eso ha sido todo. Muchas gracias de nuevo Juan Domingo. Esperamos que tu colección siga creciendo poco a poco y que podamos contar contigo en futuras colaboraciones con Ancient Bits.

JD: Muchas gracias. Puedes contar conmigo para tu excelente página cuando quieras y te ayudaré siempre que pueda. Un abrazo.


PARA SABER MÁS SOBRE EL COLECCIONISMO RETROINFORMÁTICO:
   
  http://www.lomasretro.com
  http://paleoinformatica.blogspot.com
  http://www.museo8bits.com
  http://h.webring.com/hub?ring=achoca
  http://www.zonadepruebas.com
  http://www.old-computers.com


Se autoriza la copia de los contenidos de esta web, siempre que se cite esta página como origen